PATRIMONIO

  • 2012-06-08 - Arquitectura Y Decoración Del Patio Delantero De Audiencia 1, Sector Centra

 

Arquitectura Y Decoración Del Patio Delantero De Audiencia 1, Sector Central Del Palacio Tschudi - Complejo Arqueológico Chan Chan

Arql. Daniel Castillo Benítes 
Arql. Edwin Blas Carranza

 

El presente artículo se exponen los resultados de la investigación arqueológica ejecutada en el patio delantero antesala de la Audiencia 1, en el sector central del Palacio Tschudi, en el cual los arquitectos Chimú modificaron la dirección del huachaque o pozo ceremonial, ganaron espacio y sobre el área rellenada construyeron estructuras arquitectónicas como patios, audiencias, depósitos y corredores, en el último momento constructivo  del mencionado conjunto arqueológico. Se hace una breve discusión e interpretación, y se formulan las consideraciones hipotéticas preliminares de la composición  zoomorfa elaborada en alto relieve que se encuentra decorando las superficies internas de los muros del recinto, además de plantearse una síntesis analógica respecto a la imagen, a fin de poder entender su presencia en el mencionado ambiente.

 

Introduccion

El complejo arqueológico Chan Chan alberga múltiples testimonios de la época Chimú que aun esperan intervención científica en el futuro. El trabajo que ofrecemos a continuación es un reporte preliminar del proyecto “Investigación, Conservación y Puesta en Valor del Conjunto Audiencia 1, Sector Central en el Palacio Tschudi, Conjunto Arqueológico de Chan Chan”, ejecutado en durante los meses de mayo a setiembre del 2004, como resultado del  convenio interinstitucional celebrado entre la Dirección Regional de Cultura-La Libertad (DRC-LL) y la Asociación Proyectos para el Desarrollo (PRODE).

El objetivo principal del proyecto considero importante entender el contexto del Patio Delantero que precede a la Audiencia 1, ubicado en el sector central de Palacio Tschudi, el mismo que no presentaba intervenciones previas. Paralelo a la investigación arqueológica de campo se efectuaron acciones  de conservación  y restauración de las evidencias expuestas por las excavaciones. Dichas acciones están contempladas en los objetivos generales del Plan Maestro de Chan Cha.

El proyecto permitió obtener información respecto a los elementos arquitectónicos del mencionado Patio Delantero, constatándose el alto dominio tecnológico desarrollado por sus constructores. El recinto constituye un espacio sumamente especial donde las superficies internas de los muros muestran decoración en relieves y su acabado fue encontrado en óptimas condiciones. Su temática naturista trata de roedores identificados como ardillas, cuya recurrencia tiene una cría en la parte central del cuerpo, la ornamentación estética singular es de sumo interés para llegar a entender esta representación tardía dentro de la cosmovisión cultural Chimú (Castillo 2006: 217).

La documentación arqueológica nos lleva considerar que dicha construcción es posterior a la remodelación arquitectónica del huachaque o pozo ceremonial principal del Conjunto Tschudi.

 

El Conjunto Tschudi


Conforma uno de los diez conjuntos amurallados del complejo arqueológico Chan Chan. Se encuentra ubicado en el extremo sur del área nuclear del mencionado conjunto; muestra una planta  rectangular en forma de L, orientada de sur a norte, siguiendo la dirección de la ciudad misma. Tiene 444 m. de largo por 303 m. de ancho, con un corte en su lado derecho de 164 m. por 95 m. abarcando 118,952 m2 de superficie. Por el uso que se hace del adobe cronológicamente se ubica como uno de los palacios más tardíos del complejo (Kolata 1980: 137).

Tschudi exhibe una planta tripartita, típica de los conjuntos tardíos de Chan Chan. Está compuesta por un conjunto de estructuras y recintos emplazados dentro de un muro perimétrico amurallado. En los sectores norte y centro se sitúan patios de ingreso, patios de audiencias, recintos para descanso, patios con depósitos, corredores, y la fuente de agua o huachaque ceremonial que sobre sale impresionante en el segundo sector de los nombrados. En el sector sur, a parte de la arquitectura domestica al oeste, es perceptible un patio delantero al cual se asocia un siguiente recinto rectangular, donde se halla la plataforma funeraria.

Presenta un único vano de acceso principal frontal al norte, de 1,50 m. de ancho, sus muros perimetrales son de forma trapezoidal cuya base mide 4,70 m. y la cúspide 1,00 m. de ancho y alcanza una altura de  12 a14 m.

Tanto los muros de correspondientes a los patios de ingreso como a las audiencias (estructuras en U) aparecen profundamente decorados. El patio de ingreso del sector norte siempre es mayor al del centro. Mientras los patios de audiencias del sector norte están aglutinados y son más numerosos, los del sector central aparecen dispersos y en menor número. En los patios de audiencias, como el patio delantero anexo, aparecen definidos por muros nichados, que así vez lo particularizan  y diferencian de los patios del sector norte.

 

Antecedentes


Los trabajos realizados en el conjunto arqueológico Chan Chan se conocen sobre la década del 40, a través de cuadernos de notas y apuntes que se han mantenido inéditos desde entonces; versan sobre hallazgos de tumbas, textiles con labores plumarias, sectores donde se elaboraron colgantes, adornos, así como ídolos de madera. Las descripciones dejan entrever dibujos y mediciones de relieves, avizorando por aquel entonces la trascendencia de este gran complejo, cuyas excavaciones y registro de campo estuvieron a cargo de Max Díaz Díaz (archivo en prensa) y Hans Horkheimer (1940).

 De los aportes del Proyecto Chan Chan, Valle de Moche, se cuenta con la planimetría general levantada, la cual permitió hacer una correlación con otros valles, la identificación de aspectos constructivos, seriación de las audiencias, y una secuencia de los adobes (Kolata 1978,1982, 1990). También se definió tres clases de arquitectura y por ende a tres niveles sociales del proceso Chimú (Moseley y Day 1982). Cabe destacar que el estudio de los accesos en la arquitectura monumental de Chan Chan (Moore 1996) y del significado iconológico de la ornamentación de las plazas en la capital Chimú (Paredes 1998), manifiestan que la accesibilidad a las áreas públicas no solo fue estrictamente controlada sino que también implico un orden social expresado a través del espacio arquitectónico y su decoración.

Según referencia verbal del arqueólogo Genaro Bar (2004), se conoce que los trabajos ejecutados por el INC-LL durante el período de 1987; 1990, en el sector central del conjunto amurallado Tschudi permitieron precisar la alteración del antiguo huachaque que originalmente tenia dirección sur-norte, optando por la remodelación arquitectónica orientada de este a oeste, concretándose que sobre el relleno se encuentran edificadas actualmente la plaza central y las demás construcciones adyacentes ubicadas al este,  corresponden al último o segundo momento constructivo del Palacio Tschudi.

Según el arqueólogo Pedro Ibérico (2004, com pers), quien estuvo a cargo de las excavaciones en el año 1997 en el lado Sureste (lugar más cercano al lugar de estudio) nos refiere que encontraron relieves decorativos cuyas representación son de aves en color rojo, ubicando en esta zona contigua y que limita con el huachaque ceremonial.

 

Area de Estudio


El área de investigación se ubica dentro del sector central, al este de la segunda plaza ceremonial del conjunto Tschudi, definida por dos amplias secciones arquitectónicas de planta cuadrangular, donde la porción norte la constituyen 16 depósitos mayores; mientras que las del sur está compuesta por 4 subsectores: El primero, al noroeste, es un patio de entrada; el segundo, noreste, corresponde al patio donde se halla la audiencia 1 y dos recintos asociados: el tercero  al suroeste es un patio con 8 depósitos; y el cuarto, al sureste, contiene dos recintos contiguos. Estas estructuras se encuentran interconectadas a través de un sistema complejo de corredores.

De modo particular, el recinto intervenido en la presente temporada corresponde al Patio Delantero, ubicado al lado noroeste del primer subsector, el cual exhibe una planta rectangular, orientada de oeste a este, cuyas medidas son 17.60 m. por 13.70 m. de largo y ancho respectivamente, cubriendo una superficie de 241.00 m.2 y constituido por 4 gruesos muros de adobe de 1.30 m. de ancho y 1.20 m. -1.60 m. de altura actual,  los cuales se encuentran nichados interiormente, contando un numero de 30; 4 vanos de acceso, con el vano de ingreso principal del recinto al oeste. A partir de los vanos norte y este se accede al patio donde se ubica la Audiencia 1, mientras que por el vano sur conduce a un patio con depósitos.

Además, de asociados a los muros norte, sur y este se encuentran tres banquetas, las dos primeras  de 13.30 m. por 1.30 m. de largo y ancho, mientras la tercera tiene 11.30 m. de largo por 1.90 m. de ancho, y una rampa central de 2.20 m. de largo y 2.50 m. de ancho que asciende desde el piso en dirección al vano este del ambiente, dispuesta sobre la banqueta alta. El sistema de comunicación del Patio de ingreso y del área con el exterior se realiza por dos puntos: el primero, por el vano este, delante de la audiencia 1, con el corredor lateral que conduce hacia el huachaque o pozo ceremonial, y el segundo ubicado por el ingreso principal, al oeste del recinto, por un estrecho corredor de 1.56 m. de ancho que se comunica tanto con los vanos este y sur de la segunda plaza del sector central.

Sobre el estado de conservación, por tratarse de estructuras de adobe la configuración superficial del patio delantero denota cierta estabilidad, aunque hacia el centro del mismo se observa una ligera depresión, que en un principio hizo suponer la existencia de un probable asentamiento en el relleno arquitectónico. La parte superior de los muros presenta una fuerte degradación causada por la erosión ambiental, que esta pulverizando los adobes. Son bastante notorias las chorreras que afectan las superficies del enlucido, y en parte sobre los relieves causados pro precipitaciones pluviales. En los muros, banquetas y el piso del recinto son evidentes los agrietamientos irregulares debido a problemas estructurales.
 


Excavaciones y Evidencias arqueológicas 


Los cortes de las excavaciones ejecutados dentro del patio de entrada han permitido descubrir que los paramentos interiores de los muros norte y sur contienen 10 nichos cada uno 6 en el muro este y 4 en el muro oeste. Cada nicho se encuentra ubicado a 62 cm. – 80 cm. Sobre la superficie de las banquetas (superficie e interior) – mide 0.70 m. de ancho y más de 0.80 m. de altura, y son de forma rectangular. Debido a que la cabecera se halla erosionada, no se ha conservado ningún nicho con su cielo raso que nos demuestre su estructura original. Asimismo en esta unidad arquitectónica el vano de acceso oeste, de 180 m. de ancho, presenta dos muros a modo de contrafuertes o “machones” que internamente alcanzan 2.20 m. de largo y 2.00 m. de ancho y 1.60 m. de alto, y que a su vez flanquean a dicho vano de acceso principal.

Tantos los muros de adobe y vanos de acceso, como los nichos han recibido un excelente acabado mediante un enlucido de arcilla fina de color beige de aproximadamente de 1.5 -2 cm. de espesor, compacto y de una textura regular.

Asociados a los muros norte, sur y este se evidencias 3 banquetas y una rampa central. Los muros norte y sur contienen dos banquetas inferiores de 13.30 m. por 1.30 m. y 0.22 - 0.24 m. largo, ancho y alto respectivamente, las mismas que están seccionadas en uno de sus extremos por los vanos norte y sur del Patio Delantera, mientras que la banqueta delantera –o superior – está dispuesta en sentido transversal a las anteriores y sobre elevadas a 20 -23 cm. y cuyas dimensiones tienen 11.10 m. de largo y 1.90 m. de ancho, y esta adosada al muro este. Las banquetas están elaboradas en su extremo distal por un muro de contención de 16 -20 cm de ancho, hecho de adobe pequeños dispuestos de canto en hileras regulares y unidos con mortero beige compacto, teniendo un relleno de tierra marrón claro, bloques pequeños tiestos, donax, restos óseos y vegetales, etc. sueltos y una textura irregular recubiertas superficialmente por una delgada ocasionada por el asentamiento del material de relleno antes mencionados. 

Entre ellas, hallazgo significante de las excavaciones lo constituye la evidencia de restos de 4 columnas de aproximadamente 34 cm de diámetro, registradas en la banqueta superior y elaboradas o estructuradas por un grueso poste de madera de algarrobo y caña brava, amarrada con fibra vegetal en forma de corona y luego cubierto por una capa de barro color beige compacto y enlucido burdo, ubicada junto a la intersección de las banquetas y el piso del recinto. Este hallazgo proponer la existencia de un techo frontal y lateral soportado por columnas.

Hacia el centro del ambiente y delante de la banqueta superior también se descubrió una rampa de 2.20 m. de largo y 2.50 m.de ancho, la misma que se halla relacionada y sirve de nexo intercomunicando el piso, la banqueta superior y el vano de acceso de este Patio Delantero.

Hasta el momento y estableciendo límite de las excavaciones, solamente se ha registrado un piso arqueológico de superficie irregular en todo el interior del recinto que se extiende por los accesos oeste, norte, sur y este. Deliberadamente elaborado con una arcilla fina de tono beige grisáceo, de gran factura y sobriedad en su presentación de 1.5 cm. 2.00 cm. de grosor uniforme, compacto y de textura regular y con particularidad que en la parte central del ambiente presenta agrietamientos irregulares, fuerte grado de desnivel de oeste a este y de sur a norte, y justificado por la poca consistencia del material de relleno que le sirve de base, que ha generado un grave problema estructural.

La superficie de las banquetas, rampa y piso presentan un acabado impecable, exceptuando las partes visibles, que sufrieron desgaste por uso, erosión y fractura.
De otro lado, las excavaciones han descubierto una interesante decoración ornamental de relieves manufacturados con arcilla fina preparada de color beige, cubriendo la superficie enlucida interna de los muros internos en su nivel inferior del Patio Delantero, obedeciendo al patrón decorativo - artístico Chimú, y siguiendo una dirección predeterminada en su ejecución. Expresada en una rica composición ornamental de relieves corresponde a un pequeño cuadrúpedo representado lateralmente con 0.35–0.37 m. de alto 0.33 m. de ancho y 0.035 m. de espesor tiene poco volumen corporal, aproximadamente 17–20 cm. una cabeza  de 12 a 15 cm. parecida a la de un roedor, y cola larga levantada sobre si, cuyo extremo distal remata en tres bandas de 13-15 cm. de largo y 3 cm. de ancho, que se dispone sobre la cabeza. En merito a la forma del motivo ha sido identificado como la figura de una ardilla. Sobrepuesto al cuerpo, a la altura del pecho, aparece otro animal delgado y diminuto de 18–21 cm. de largo, con cola alargada, y con una particularidad que tiene la cabeza volteada hacia el hocico del animal mayor, que fue interpretado como vástago del primero. 
 
Estas representaciones están enmarcadas entre dos bandas horizontales también elaboradas en arcilla beige, a modo de zócalo de 6 – 6.5 -7- y 8 cm. de alto y 3 cm de espesor, de las cuales la inferior se asocia en media caña a la superficie de las banquetas que corren paralelas a los paramentos internos de los muros, a través de un juego de niveles de 22 cm. siendo visible también el contrapaso de las banquetas existe la misma decoración en relieve con la diferencia de que estas últimas son de menor proporción.

La decoración del Patio Delantero demuestra una singularidad manifiesta la orientación de relieves de carácter recurrente. A partir de vanos de acceso en los muros laterales norte y sur, las jambas presentan los restos de dos bandas verticales, una a cada lado de 40-60 cm y 26 cm de alto y ancho respectivamente, también decoradas con ardillas de menor tamaño, delante de las cuales los relieves mantienen una dirección convergente hacia el este y oeste son convergentes es decir, se orientan hacia los vanos de acceso del recinto. Visualizado en conjunto, la decoración mural de los relieves nos ofrece una aparente actitud en movimiento armonioso.

Se precisa que el muestro realizado en las mediciones de los relieves de cómo dio como resultado que los motivos de mayor tamaño tenían pequeñas variantes propias del acabado, debido al enlucido y por la adherencia de otra fina cubierta en relieve, que le dieron un aspecto propio a la cabeza y a la cría sobre el cuerpo, pudiendo manifestar que inicialmente la parte principal de esta representación fue efectuada con alguna especie de molde, y después agregadas las otras partes complementarias. También es necesario señalar que los relieves como expresión artística presentan un fino acabado superficial, exigiendo para ello una alta técnica en su elaboración y expresando una temática de corte naturista.

Al realizar las excavaciones en uno de los muros machones que flanqueaban el vano de acceso principal –lado oeste- del Patio Delantero, esto evidencio como medidas 2.20 m. de largo, 2.00 m. de ancho y 1.30 m. de alto, cuya solida configuración arquitectónica resalta a simple vista. El paramento decorado al interior del recinto presenta una división de 3 segmentos: 2 verticales hacia los extremos, de 90 cm. de alto por 50 cm. de ancho para cada uno con relieves de ardillas de 36 cm. por 28 cm. de alto y ancho respectivamente, y un vástago de 18-20 cm. de largo, contenido entre dos bandas verticales delgadas de 6 cm. de ancho, y un segmento central de 1.32 cm. de alto por 1.00 cm. de ancho, escalonado, con representación también de ardillas cuyos tamaños van de 13 x 13 cm. hasta 13 x 16 cm. de alto y ancho respectivamente. Este muro machón magistralmente decorado con ardillas dispuestas en diferente orden y tamaño se halla enmarcado entre espacios hábilmente logrados, cuya concepción obedece a una planificación determinada por los artesanos Chimú.

 

Conservación de Evidencias Arquitectónicas

 

Con respecto a las labores de conservación y restauración, estas formaron parte del trabajo interdisciplinario planteado durante la ejecución del proyecto y que estuvieron bajo responsabilidad de un técnico especialista. Después de haber sido expuestas las evidencias, se procedió a realizar tratamiento en cada corte de excavación, cumpliendo con lo establecido a fin de garantizar el buen estado de los rasgos arqueológicos. Inicialmente fue necesario determinar el grado de afectación de los elementos, empezando con una adecuada limpieza de los enlucidos encontrados en los muros del recinto; luego fueron rellenadas con arcillas preparadas con mucilago aquellas partes que mostraban fisuras. En cuanto a la decoración de los relieves de arcilla, se estabilizaron aquellas partes que presentaban peligro de caer, fijándolas en su estado original y quitando el material grumoso que las cubrían en ciertos casos, para luego aplicar papetas impregnadas con agua deodorisada a fin de extraer las sales que estuvieran adheridas en la superficie.

En cuanto a la superficie de las banquetas y el piso del recinto, estas tuvieron un tratamiento particular concerniente en cubrir aparentemente todos los agrietamientos irregulares visibles, también con una mezcla de arcilla, arena fina limpia y mucilago.

Asimismo fue necesario realizar acciones de consolidación preventiva, y protección de cabezas de muros, preparando una composición (caping) a base de tierra de chacra, arena gruesa, gravilla y cola sintética, con la intensión de de los factores medioambientales, evitando así su degradación.

En la cobertura de las excavaciones, revoques, relieves y superficies expuestas se realizo con material limpio empleando tierra de chacra sin impurezas, arena de rio, ladrillo sin quemar, cubriendo todas las superficies y dándole una apariencia natural.

 

Comentarios Interpretativos


Dentro del contexto general del área, un aspecto importante registrado en el sector central del conjunto Tschudi es el empleo de elementos comunes, en un trazo siempre rectangular de los recintos arquitectónicos, con formas espaciales definidas por muros altos y gruesos de adobes en las plazas, patios de ingreso, audiencias, depósitos, el huachaque ceremonial y la plataforma funeraria. Aunque es claramente notoria su variación en la orientación de dichas estructuras por su ubicación, espacio y medidas siempre se mantiene un patrón rectangular definido, un rígido diseño arquitectónico, un ordenamiento planificado y el buen uso del espacio.

Anterior a la intervención arqueológica, el Patio Delantero relacionado a la Audiencia 1 presentaba sus muros con nichos insinuados superficialmente, debido a que se encontraban cubiertos por sedimentos y escombros, producto de lluvias y desplome de los elementos constructivos de los muros. Los únicos planos disponibles del proyecto Chan Chan – Valle de Moche (Moseley y Mackey 1974) muestran la planimetría del conjunto arquitectónico Tschudi donde se encontraba el sector investigado, aunque sin detalle y la precisión requerida.

Solo a través de la documentación lograda con las recientes excavaciones arqueológicas se ha podido conocer las características arquitectónicas decorativas estructurales, posible función y el estado de conservación actual del patio indicado.

Cabe mencionar que la morfología arquitectónica del Patio forma parte de los cánones constructivos y funcionales de la cultura Chimú, que fueron reflejados en la distribución cuidadosa de los accesos, banquetas, rampa etc. siendo notorio los mecanismos y sofisticada planificación del poder y el control, orientadas exprofesamente a actividades rituales para dicho fin, existiendo una clara distribución espacial dentro del área asociada a depósitos y sus patios. El hallazgos de Uceda (1995) en Huaca de La Luna, de un modelo arquitectónico Chimú elaborado en madera, nos permite dar luces de estas actividades rituales orientadas al ancestro.

La funcionalidad del Patio Delantero investigado tiene una clara orientación de trascendencia ceremonial (sacra), en estrecha vinculación con su rol administrativo, debido a que es la antesala a la Audiencia 1, asociado a un patio anexo con depósitos por su ubicación mucho mas privada o particular con respecto a la plaza central, sumándose a ello la composición ornamental decorativa, representando una temática naturista que hemos identificado como ardillas de los algarrobos (scirius stramineus), de variados tamaños, y manifiesta de manera recurrente y cuya particularidad es que lleva un vástago sobre su cuerpo, permitiendo esbozar en forma preliminar que estas representaciones zoomorfas (que no están reflejada en la cerámica), estarían formando parte de un complejo sistema ideológico, relacionado al elemento tierra, encerrando de esta manera el circulo tripartito con aquellos elementos relacionados al agua (peces), aire (aves), presentes en la decoración mural de Palacio Tschudi.

Cabe destacar que las representaciones graficas presentadas en el libro Chan Chan Metrópolis Chimú, en que se muestran fotos de la primera Plaza del Conjunto Tschudi, (Ravines 1980:98 y 145) denominadas como “Patio de las ardillas”. Aunque no se dio un sustento interpretativo, estas se encuentran distribuidas en la parte baja de las líneas horizontales que decoran los muros altos, a las cuales usualmente se le interpretado como olas de mar. Al mencionado mamífero se le llama actualmente “anzumito”, termino recogido por Rodríguez Suy Suy (2005) que por referencia verbal nos manifiesta que llevo a varios pescadores a observar dichos elementos decorativos, quienes la identificaron con la denominación mencionada dejando entrever que era comparable a un “gato de mar”. La popularidad del término ha devenido en diversas interpretaciones, incluso en la extinción de un animal semejante. Otros toman distancia difiriendo en que se trata de un probable proto-híbrido proveniente de la mezcla de lobo de mar y nutria marina. Sin embargo estas concepciones tienen su origen en los primeros registros a cerca de Chan Chan descritos por Fray Antonio Vásquez de Espinoza en 1650, que al igual que otros describieron la estrecha relación con el mar.

El sustento de biológico permite conocer que la nutria jamás colocaría su cola sobre su cabeza, debido a que esta tiene una forma triangular y es mas pequeña que su cuerpo, la composición estructural de sus vértebras no la permitiría, así como la ubicación de las orejas, además de la poca diferenciación entre cabeza y cuerpo, así como su relación en tamaño de estas y la ubicación de las extremidades, la cual no corresponde a lo observado en los relieves. A ello se suma que solamente se observarían nutrias en nuestro Norte por fenómenos climáticos de gran envergadura y refugiados en islas de nuestro litoral a diferencia del hábitat natural que tuvieron las ardillas en nuestros antiguos bosques de algarrobo en toda la costa norte del Perú.

Los motivos analógicamente permiten aseverar analógicamente diferencias con lo presentado por Ravines y referido líneas arriba, tanto en tamaño como la falta de relieve en su acabado con los recientemente descubiertos en el Patio Delantero de Audiencia 1, Sector Central de Tschudi. Mediante un planteamiento hipotético se puede precisar cierta dualidad en las representaciones, poseyendo las últimas una expresión diferencial por la presencia de un vástago adherido al cuerpo, con una silueta mucho más pequeña definida, menos robusta, así como por su acabado; siendo factible sostener que se trataría de una representación que evoca la fecundación, como un nuevo paso o un crecimiento, y siendo comprensible que la tripartición encuentra ampliamente difundida en la cosmogonía andina.
Asimismo, a la interpretación preliminar de dicha representación formaría parte del proceso de transformación, gestación hacia la otra vida, se suma su ubicación media entre la plaza y el mausoleo real (también llamada plataforma funeraria) interrelacionadas por medio de accesos que permite conceptuar la importancia de estos recintos, destinados a actividades ceremoniales y rituales, y que a su vez tenían que ver con elementos de la cosmovisión Chimú, su relación con el proceso de enterrar a los muertos y su trayectoria temporal entre ellos, vinculados hacia la nueva vida supraterrenal.

Por otra parte las edificaciones como Tschudi y otras edificaciones fueron respuestas a elementos integradores, donde sus plazas denotan haber sido lugares que convocaban multitudes, y donde el culto oficial trastocaba fronteras. El culto al ancestro y otras deidades poseyó una expresión muy marcada en ceremonias así como en los entierros, danzas fúnebres y actos rituales en que el concepto de creencias y orígenes del pueblo Chimú, se manifiestan también en sugerentes representaciones, como son los relieves que decoraban sus recintos.

La evidencia de restos de columnas de corte circular sobre la banqueta superior que domina el muro que domina el muro este y la superficie del piso del patio de entrada hace suponer que los muros de la estructura presentaban cubiertas; hecho que nos lleva a proponer que existió un techo lateral portado por columnas y amplía el conocimiento sobre los elementos arquitectónicos relacionados al sistema de cubiertas elaboradas con material perecedero en el conjunto Tschudi.

El hallazgo de huellas de pies humanos pertenecientes a una persona adulta y un niño, en el vano de ingreso principal sobre un delgado nivel de sedimentos de arena fina beige compacta cubriendo la superficie del piso, tiene implicancias relacionadas con la ocurrencias de eventos pluviales, posiblemente fenómeno El Niño post abandono del sitio, permitiendo ampliar nuestro conocimiento sobre el cambios hidro climáticos que afectaron las sociedades prehispánicas, especialmente la Chimú.

 

Agradecimientos


Nuestros sinceros agradecimientos a Carlos Vargas representante de la ONG Proyecto para el Desarrollo (PRODE), por su apoyo económico. De la misma manera a la Señorita Lutgarda Reyes Alvarez, Directora de la Dirección Regional de Cultura –La Libertad (DRC-LL)
A los Biólogos Mg Luis Pollack V. y Homan Castillo por despejar las dudas y el sustento biológico sobre la representaciones decorativas zoomorfas. Así también a Arturo Paredes, arqueólogo residente del complejo arqueológico Chan Chan. A Victor Piminchumo, coordinador del proyecto por parte de DRC-LL y estuviera a cargo de la supervisión. A los arqueólogos y amigos que nos orientaron con sus sugerencias en el campo. Y finalmente , gracias a todos los estudiantes practicantes de la escuela de arqueología de la Universidad Nacional de Trujillo, por su participación efectiva durante los trabajos de campo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Arql. Daniel Castillo Benites

Administrador Arqueologia de Peru

http://www.egrupos.net/grupo/arqueologiadeperu

(anteriormente Lista Arqueologia Red Cientifica Peruana 1994)

"Desde las tierras Milenarias del Peru, difundiendo informacion para el Mundo Entero"

 




¿ OPINA SOBRE ESTE TEMA ?

  • Enviar un Comentario:
  • * Las opiniones mostradas acontinuación son exclusivamente de los internautas.

     

    Apellidos y Nombres:
     
    Correo Electrónico:
    *
     

    Captcha: Resuelve

    3 x 9 = * (Resultado de la multiplicación)

     

     
    Rellene todos los datos (*) del Formulario y Pulse Enviar
     



     

COMENTARIOS

ENCUESTAS